No sólo fue Little Richard uno de los fundadores del Rock and roll. Fue el primero en dar gemidos y mover las caderas frente a las cámaras, mucho antes que Elvis Presley y Mick Jagger. Fue el primero en hacer del erotismo corporal explícito un espectáculo musical. Es el primero también en vestirse de mallones y luces, pintarse los ojos, y hacer del lenguaje gay un aporte a la música popular. Su voz potente y su personalidad es el antecedente de muchas otras que dieron vida a la historia del rock y el pop: Paul McCartney, Janis Joplin, Roger Daltrey, Robert Plant, Freddy Mercury, Michael Jackson, entre muchos otros. Ha muerto el Rock and roll, se ha consumido el Profeta del fuego.

Óscar Chávez fue un emblema de la canción de protesta y de la cultura popular mexicana. El Caifán Mayor deja canciones inolvidables como “Por ti”, e interpretaciones como “La Llorona” y “Los cien años de Macondo”. Gran parte de su trabajo se concentró en rescatar la canción popular mexicana. Su muerte ha sido una pérdida para generaciones de jóvenes críticos y comprometidos con su tiempo. No te pierdas esta entrevista inédita realizada por Leopoldo Lezama a uno de los grandes personajes de la cultura mexicana del último medio siglo.

En busca de Pedro Páramo es uno de los pocos libros de investigación literaria que se enfoca en descubrir el proceso de creación de lo que hasta el día de hoy es la novela mexicana más famosa y más influyente en el mundo. La presente reseña escrita por la investigadora Karla Amozurrutia sintetiza el sentido de uno de los textos más ricos que se han publicado en los últimos años alrededor de la obra de Juan Rulfo: la condición paradigmática de su obra en la literatura mexicana moderna, la persecución de la compleja personalidad de un genio esquivo, y el camino escritural que llevó hacia la gran novela, contada por editores y amigos de Juan Rulfo.

Máquina para polímeros

Victoria Núñez Estrada (1989), es una reconocida artista visual que vive y trabaja en la Ciudad de México. Sus exploraciones se basan en la evolución del lenguaje pictórico y gráfico; también realiza esculturas acompañadas de narrativas. Su obra propone conceptos versados en la construcción de identidad, para reflexionar en torno a lo perdido y lo evocativo, principales fenómenos que enmarcan su trabajo. En el proyecto “Máquina para polímeros” aborda el problema de la austeridad, la reutilización y la repetición de materiales básicos con la finalidad de reinterpretar símbolos comunes e imaginar nuevos espacios y cuerpos.

Javier Gutiérrez “Coyote”, artista plástico y novelista gráfico, es el creador de La devoradora, proyecto atrevido como pocos dentro del cómic mexicano. Psicodelia activa es una selección de pinturas y dibujos del autor que en su opinión refieren “a la capacidad de controlar el efecto de disociación cognitiva a un universo divergente, involucrando nuevas perspectivas y estados alterados”.

El panfleto es un género literario que es considerado menor debido a su servidumbre política. Sin embargo, hay quienes han hecho de este una verdadera obra de arte. Baste recordar el valor literario del panfleto más celebrado de la historia, el Manifiesto comunista de Marx y Engels, o el polémico escrito antisemita Bagatelles pour un massacre de Louis-Ferdinand Céline. Paul-Louis Courier (1772-1825), nos dice Asael Soriano, dedicó su vida al cultivo suculento del vino y los panfletos, en estos defendía el derecho a que la gente se gobierne sola y denunciaba cualquier forma de adoctrinamiento. Stendhal llegó a decir de Courier que era “el hombre más inteligente vivo en Francia”.

La poeta jordana Rasha Awale nos presenta una visión de la muerte desde un humor ácido y demoledor, que sin embargo está impregnado por una conciencia muy honda del devenir humano y su inevitable patetismo. Una invitación a morirse “bien”, sin los molestos protocolos del dramatismo, la lástima o la autocomplacencia: “No dejes ninguna nota. /Tu letra no se entiende/ y no hay nada peor que una nota suicida confusa… No quieres hacer sufrir a nadie./ Ya es suficiente con que te vayas pronto”. Al final, se trata de una advertencia de la imperiosa necesidad de recuperar, en el último instante, la dignidad que no se tuvo a lo largo de una vida de miseria humana: “No te pintes / Ya bastantes máscaras usaste/ Lo que buscas es una muerte honesta…”. La excelente traducción es de Agustín Cadena.

El proyecto colaborativo fotográfico “El cuerpo re-significado: Espectro remoto” es la primera serie colaborativa entre el fotógrafo mexicano David G. Martínez y la antropóloga polaca Karolina Pasionek, y tiene como una primera intención la búsqueda de una ficción narrativa entre tiempo, espacio y cuerpo, mediante posibles transfiguraciones sugeridas por puntos de referencia corporal, formas y texturas dentro de un espacio decadente, abandonado y espectral. La serie aborda un diálogo tecnológico en donde la textura del haluro fotográfico y su descomposición son parte del discurso estético, mediante la apropiación y manipulación digital del antiguo formato fotográfico y su yuxtaposición con la metaimagen contemporánea a partir de un soporte digital portátil.

El presente ensayo es una breve reflexión sobre el papel del arte en nuestros días a partir de la multipremiada película Roma. Tomado como fuente la sentencia del filósofo francés Jean Baudrillard de que “vivimos en un mundo de simulación” en donde “la más alta función del signo es hacer desaparecer la realidad y, al mismo tiempo, enmascarar esta desaparición”, Frida López Rodríguez entiende el hiperrealismo desplegado en la película del mexicano Alfonso Cuarón como una sucesión de simulacros que suplantan a la realidad. Esto es así porque en la cultura del simulacro (otra manera de nombrar a la sociedad del espectáculo), el hiperrealismo en el arte cumple la tarea de disimular la ausencia de sentido. Ya sólo quedan simulacros.

En un bello ensayo, Pável Granados se sumerge en los grandes temas que componen la obra de José Emilio Pacheco: la memoria, la vida como un constante aprendizaje, la tristeza como un sentimiento “que pasa y se va a reunir con todas las aguas”, y la nostalgia, “ese volver a pasar el tiempo entre las manos”. Al mismo tiempo, es un repaso por el pensamiento de Pacheco, su labor crítica, sus ideas políticas afines al anticolonialismo, y sus ideas literarias, “ese deseo de dialogar constantemente con la tradición”.

“Antes de la colmena” es un alucinante relato lleno de imágenes y reflexiones inquietantes, que muestran una mente obsesionada por los límites y las posibilidades de pensar y percibir la realidad de una forma extrema; una prosa ácida que lo pone todo en cuestionamiento: los sistemas económicos, políticos e ideológicos; la tiranía de lo cotidiano y las convenciones, la forma de armar las nociones básicas con que habitamos la realidad. Una hiperconciencia que nos hace pensar sobre el papel del ser humano en un mundo “demasiado hecho”, y una defensa de la imaginación y de las potencias creativas frente al deterioro de la vida. Es también, mediante las aventuras de Eddie Hazel y su banda de inadaptados, un relato de la locura y las infinitas posibilidades que esta ofrece… Y en medio de esta espiral de destrucción, la música es lo único que todo lo reivindica.

El historiador del arte Georges Didi-Huberman ha planteado una novedosa forma de pensar la exposición artística como un lugar donde debe incitarse el cuestionamiento y la acción. En Didi-Huberman, nos dice Amira Baltézar, los museos, las galerías, incluso conceptos como el “montaje”, dejan de ser un recinto neutro para convertirse en un espacio político; “un llamado a tomar postura”.