A partir de dos citas del filósofo francés Jean-Jacques Rousseau, Luis Villoro reflexiona en torno a la libertad, la democracia y las distintas posibilidades de gobierno en una sociedad. Entre sus múltiples estudios filosóficos, destaca la constante preocupación que Luis Villoro ha tenido en torno a la ética social, la justicia y el respeto a los derechos universales. Su inquietud por la pluralidad cultural y la comunión con los otros, la ha desplegado en sus estudios sobre el indigenismo en México.