Amanecer en transcurso es un proyecto fotográfico-literario de Mila Pálif y Leopoldo Lezama donde se teje la crónica visual de un amanecer. Es la paulatina desaparición de las sombras y un discurso que narra la sucesión de la luz hacia su esplendor máximo. Un ciclo donde el horizonte experimenta un nacimiento a partir de una rotura. Un inicio y un fin; una historia que cuenta el nacimiento del día.

Estas son historias autobiográficas y poemas con fantasía, cuyos resultados nos transportan a lugares que no necesitan “desambiguación” o explicación para volverse creíbles. El autor traza su trama, aclara recuerdos, combina experiencias de vida y presunción de muerte, porque, sí, Enrique Herrera coquetea con la muerte y va a la cita puntual, seductora, recurrente. Es un hilo común que nos lleva en cada historia a destinos inesperados.

Un hombre una noche llega de trabajar y ve a un individuo uniformado salir de su casa acomodándose la camisa, con todos los indicios de haber cometido adulterio. El hombre enfurece, interroga a su esposa (quien está vestida para la ocasión) y antes de cometer una locura, descubre detalles que ponen en duda los hechos. ¿Fue todo una alucinación? Esta magia la consigue Enrique Herrera con su magnífica pluma en apenas unas líneas.

El movimiento de artistas De Genere, originario de la ciudad de Querétaro, México, presenta su plataforma interdisciplinaria de expresión artística y convoca a la elaboración y diseño de carteles que abran un diálogo con y sobre De Genere, con carácter internacional y con el fin de expandir y entrelazar las voces de aquí y de allá. 

Partiendo de la lectura de Samarcanda, novela del escritor Amin Maalouf, Pável Granados relata la asombrosa historia de los Rubaiyat, uno de los libros más importantes de la poesía de Oriente, cuya copia, según el relato de ficción, habría desaparecido con el hundimiento del Titanic. Granados sigue las huellas de la obra traducida por el erudito inglés Edward FitzgGerald en 1859, y su paso por México, donde gozó de la admiración y el estudio de poetas de la talla de José Juan Tablada, José Gorostiza y Alí Chumacero.

Rodrigo Ambriz es un improvisador vocal mexicano que construye sus piezas a partir de técnicas vocales extendidas y de la manipulación de cintas magnéticas, circuitos modificados, generadores de ruido, sampleos y pedales de distorsión. Entre sus obras destacan sus álbumes “Una silueta se precipita en arcadas” del sello discográfico polaco Szara Reneta y “La impaciencia de los abismos” producido por el propio Ambriz. Ha formado los proyectos Cacophonic Joy – proyecto solista que explora con los desechos vocales y las altas frecuencias-, (SIC) -en dúo con el baterista Julian Bonequi- y la banda de free jazz/hardcore Ensamble Atrocidad. A la par de una búsqueda visual y corporal, su música es el resultado de una acción más o menos controlada que tiene intenciones que van más allá de lo musical.

En el marco de la Gran Feria del Ajedrez convocada por  la UNAM en el año 2010 como parte de las celebraciones de su centenario, visitaron la Ciudad de México dos de los más grandes ajedrecistas de todos los tiempos y los máximos campeones mundiales: los rusos Garry Kasparov y Anatoli Karpov. Sin demasiados reflectores, se presentó también la húngara Judit Polgar, considerada la mejor ajedrecista de la historia y la primera y única hasta el día de hoy, en obtener una puntuación superior a los 2700 Elo de la clasificación de la FIDE, además de haber  ostentado el título de campeona mundial femenil desde 1989 hasta su retiro en 2014.  El reportero Heriberto Mojica tuvo la oportunidad de conversar con esta magnífica ajedrecista para la radio cultural universitaria Radio UNAM y hoy, en exclusiva para la revista Máquina,  presenta la entrevista inédita. En ésta, Polgar comparte su experiencia única como competidora de élite en los torneos absolutos integrados casi exclusivamente por hombres, además de ofrecernos su particular visión del prestigioso juego.  

Un día, un hombre aparece en un hospital convertido en una mosca que deambula por las salas de los convalecientes. De esa forma, la mosca conoce la historia de don Ángel, un integrante de un trío de boleros quien en su agonía vive una situación embarazosa: un hijo hasta entonces desconocido llega a visitarlo ante el estupor de su familia. El presente relato de Enrique Herrera está lejos de ser una oscura fábula kafkiana; en cambio tenemos una historia profundamente humana, donde la compasión y la reconciliación son una alternativa en momentos en que la existencia se encuentra en situaciones límite. 

A través de la ordenación de las obras completas de Amado Nervo, Alfonso Reyes revela secretos de sí mismo dispersos en notas, comentarios y resúmenes en torno al gran poeta mexicano. En el presente ensayo, Pável Granados aborda la tarea del Reyes editor, pero también reflexiona sobre el misterio que encierra el proceso que recorre todo escritor en la recopilación de sus obras completas. Es un paseo por los sueños, los delirios, las pasiones y el gran proyecto que funde vida y obra en todo escritor.

Huberto Batis fue testigo de la evolución de la literatura mexicana desde los años cincuenta cuando llegó a la Ciudad de México con tentativas académicas y literarias: el Centro Mexicano de Escritores, el Colegio de México y la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional. Sin embargo, el recorrido de Batis alcanzó muchas de las instituciones y casas editoriales fundamentales en la vida cultural del país: el Instituto Nacional de Bellas Artes, el Fondo de Cultura Económica, la Imprenta universitaria; de igual forma es esencial su trabajo en revistas y suplementos culturales: Revista Mexicana de Literatura, Cuadernos del Viento, Novedades, El Heraldo, El Universal y sobre todo, Sábado, suplemento cultural del diario Uno más uno que dirigió, y que impulsó a muchas de las mejores plumas de las letras mexicanas de hoy en día.

Bajo la formidable pluma de Pável Granados, Dorothy, el personaje de El Mago de Oz, ha logrado desenvolver su mundo interior, desde su enojo porque sus zapatillas han sido robadas del museo de Minnesota, hasta sus ideas supremacistas, encarnadas en su desprecio a Calibán, el célebre esclavo de La Tempestad de William Shakespeare. La representación de lo ficticio visto a través de la intimidad de un personaje y la idea de que los prototipos terminan donde comienza una visión del mundo, aparece aquí, en una excepcional pieza literaria.

Mabe Fratti es una compositora y multiinstrumentista guatemalteca, que llegó a México en el año 2016 con un cello como única pertenencia; desde entonces, con su música ha abastecido de aire limpio a la escena experimental local. Tan solo en este año cargado de mal agüero, ha estrenado el álbum “Planos para construir” y el EP “Se parece A”, ambas obras en colaboración con otros artistas no menos propositivos como Gibrana Cervantes, Camila Gb, Theo Ellin Ballew y Belafonte Sensacional, entre otros. “La música de Mabe Fratti es bella y trágica” -reseña César Oliveros en su columna Música fea- “una música de luz y sombra en el escenario apocalíptico actual.”