En la presente selección poética, Josué Ramírez (Ciudad de México, 1963), entreteje un diálogo íntimo con la tradición poética castellana, desde el sueño radiante de Sor Juana Inés, las rimas imposibles de Ramón López Velarde, y un memorable encuentro con el poeta Gonzalo Rojas una tarde soleada de 1996. Josué Ramírez es una sensibilidad que despierta en medio de la llamarada negra que consume a los seres humanos, con la consigna de enfrentar las sombras. Una celebración al privilegio de estar vivos y un dejarse encantar nuevamente por el árbol, el colibrí y el vaso de agua. Es un poeta que se sumerge en las amarguras del mundo, para, al final del trayecto, proponer una luminosidad nueva: la bondad y la poesía.

En los cuentos de Sergio Osorio (Estado de México, 1981), la fragilidad de la vida cotidiana se quiebra, dejando al descubierto los abismos de las relaciones humanas. En la presente antología, se aprecia un narrador de una luminosidad que, en su intento de alcanzar las frías periferias de sus propios recuerdos, deviene en sombra: casas cubiertas de humedad, “porque el sol no toca sus muros”; niños que padecen su soledad en medio de ambientes hostiles, o aquella mujer que no puede cuidar a sus hijos porque la depresión la tienen postrada en la cama. Sin embargo, este resplandor alcanza lugares del espíritu humano, que por su complejidad a menudo son inaccesibles. Se trata de un viaje por los subsuelos de esa normalidad de la vida ordinaria, que un día, sin previo aviso, nos enseña que todo es un engaño.

En la presente reseña, Pável Granados emprende dos búsquedas; la Europa comunista que Gabriel García Márquez visitó a finales de los años cincuenta, y el origen de muchas de las conceptualizaciones e ideas literarias que el escritor colombiano desarrolló años después en sus novelas más célebres. La impresión que dejó en el narrador un país como la Unión Soviética (ese mundo “desproporcionado y extraño”), lo situó en un plano donde lo exótico participaba en un juego de ida y vuelta. El paseo por territorios insólitos dejaron en el autor experiencias que con el tiempo se convirtieron en motivos literarios, pero también fue una suerte de espejo que lo puso enfrente de su propia riqueza imaginativa.

Roxana Sámano explora en este poema breve, el soterrado fracaso existencial que nos ha desvelado nuestra presente temporada en el encierro, confinados desde que nacemos en nuestros muy particulares cuartos sin ventanas. “Todo encierro es un relato de realidad pausada, de resistencia relativa que se deja traicionar por la similitud de los días”.

Carlos Monsiváis (1938-2010) ejerció la casi imposible tarea de capturar las expresiones que delinean el perfil de una comunidad en crecimiento. Vio, paso a paso, cómo se fue construyendo nuestra cultura. La historia anterior y la reciente, la literatura, el periodismo, los héroes populares, los grandes movimientos y cambios sociales, la crítica a la transición democrática, la defensa del Estado laico y la diversidad sexual, el cine, la música, la investigación iconográfica, la sátira frente a las ineptitudes del poder, hallaron su portavoz inteligente.

A petición de su psiquiatra, un hombre viudo y con problemas de alcoholismo imagina con admirable detalle una ciudad en la cual jamás ha estado; un barrendero que a diario recoge objetos de la calle para guardarlos como tesoros, regala a una niña un pequeño burrito de juguete; una vez que ha atrapado a una rata, un hombre tira a sus crías al cesto de basura mientras su hija duerme: no quiere que ella participe de una escena de semejante crueldad. Escenas donde la bondad y la ternura se ven arrastradas por el inevitable torrente de exterminio que guarda toda existencia. También hallamos aquí una obsesión que ha perseguido al narrador desde su adolescencia: los deportes de contacto. Quede la presente selección como un buena muestra del trabajo de Aldo Rosales (Ciudad de México, 1986), uno de los narradores mexicanos jóvenes más impactantes de la actualidad.

Richard Stern (1928 – 2013) es uno de los maestros de la narrativa norteamericana que ejerció una influencia importante durante la segunda mitad del siglo XX. No obstante, Stern es uno de los escritores de su generación menos conocidos, a pesar de haber sido considerado por figuras como Saúl Below, Samuel Beckett y el propio Jorge Luis Borges. En el idioma español, apenas en 2019 se tradujo su primera novela: “Las hijas de otros hombres”, excelentemente reseñada por Pável Granados. De esta obra, Philip Roth declaró: “Es como si Chéjov hubiera escrito Lolita”.

Jorge Luis Borges (1899 -1986) es en el arte literario un fundador. Todo en él es reconstituido a través de la ficción: su vida, la historia de la literatura y la historia misma, forman parte de un prodigioso proceso creativo. Borges funda esa sensación de que la literatura es más grande que el universo mismo (“La biblioteca de Babel”), y que la invención abre la posibilidad de que lo creado se vuelva corpóreo. Su obra deja esa monumental impresión de que el infinito es esa vigilia interminable que en algún momento habrá de desembocar en literatura.

César Alain Cajero Sánchez, Ciudad de México (1982-2020). Estudió Lengua y Literaturas Hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Fue maestro adjunto de poesía mexicana moderna en la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la misma institución en el ciclo 2008-2009. En 2010 dirigió temporalmente el “Taller de Revista Literaria” en la FFyL, creada por el maestro Huberto Batis (1934-2018). Su único libro de poesía , “Vuelo inverso de las aves sangre” (Verso destierro, 2018), es uno de los esfuerzos poéticos más intensos y originales de la última poesía mexicana.

“Minotauromaquia…es ese libro con forma de hacha que, según Kafka, rompe el mar helado que llevamos dentro. Es una novela, ensayo, confesión, diario, poema en prosa, caja de sorpresas, gabinete de emociones furtivas, poesía, poema, epí­stola, palabra en vilo, escritura de entraña”, reseña Ingrid Solana. La novela, escrita por la mexicana Tita Valencia, obtuvo el Premio Xavier Villaurrutia en 1976 y ha sido reimpresa en la Colección Vindictas de la UNAM después de 43 años.

En este ensayo literario, Mauricio Patrón reflexiona sobre la ética de la escritura, habitando el riesgo de exponer sus disfraces para confrontar a un sistema patriarcal-colonizador. “Revisa, escucha. Deja de pensar en el hombre nuevo, y ponte a limpiar”. En el eje de sus reflexiones, entrelaza una propuesta política de los cuidados: una revalorización de la labor del mantenimiento y la crianza que sostienen la vida.