El concepto que Fernando Brito (Culiacán, Sinaloa) ha desarrollado en proyectos como “Tus pasos se perdieron en el paisaje”, es sin duda un parteaguas en la fotografía de nota roja producida en México. Al margen de la conmoción que provocan las imágenes de asesinatos que llenan las páginas de los diarios mexicanos, los durmientes de Brito sugieren otras sensaciones extraídas de esos mismos escenarios: la soledad, la tristeza, el abandono y una forma de ternura capaz de crear una estética poderosa y original. La obra de Brito demuestra que los límites entre la muerte, el horror, la compasión y la belleza son siempre permeables.

En la presente entrevista, Carlos López Orozco habla del Colectivo SEMEFO, un grupo artístico que durante una década (1989-1999) buscó elaborar una propuesta estética a partir de la muerte y su encarnación esencial: el cuerpo. Pedazos de cadáveres, fluidos corporales, carne putrefacta, conforman un universo que adquiere nuevos significados en el contexto del México actual, donde la violencia extrema ha llenado la cotidianidad de las más diversas y terroríficas imágenes de la muerte. Dice Amira Nyoren en su nota introductoria: “El colectivo SEMEFO reapropia la cruenta violencia en tanto materia prima para un arte subversivo. Entre el thrash metal salido de un psiquiátrico abandonando, las performances con flagelaciones, cabezas desmembradas de caballos, ropa y sangre perteneciente a los muertos anónimos; hasta el silencio que provocan unas gotas de agua de la morgue. Su trabajo nos muestra una parte crítica del arte, el “arte que apesta” y se descompone, un arte que grita por los cadáveres”.

Presentamos una muestra fotográfica de Pedro Alan Ciares (un conjunto de imágenes realizadas en formato de 35mm), que son un recorrido por distintos paisajes, desde el mar, el bosque y la urbe, donde llama la atención la sutileza con que logra imprimir el enigma de los atardeceres y de los caminos; las vías de ferrocarril, las terracerías, las carreteras. Dice Ciares de su propio trabajo: “El tiempo pasa, ese momento se extingue y de alguna manera logramos resucitarlo a través de la fotografía. Es como si hubiésemos descubierto la manera de imprimir recuerdos”.

En el imaginario de Alejandra Trazos las formas relucen, levantan rostros, selvas y ciudades, pero es el espíritu el que centellea; en sus dibujos conocemos la fisionomía de un espacio pero nos queda también el registro de su contextura anímica: la ciudad triste, el campo solitario, el café reflexivo. Nerviosa, con una intensidad de llamarada obsesiva, la mano de Alejandra ha logrado replegar a las formas para que no se extravíen: para no dejarlas retornar a la nada que eran.

La Madriguera Gráfica es el nombre de este colectivo que busca llevar la pintura a la calle con un propósito muy específico: crear un puente entre el arte y la vida cotidiana de la ciudad. Mediante estas intervenciones es posible sacar la producción artística de los museos pero también crear un diálogo directo entre el arte y la sociedad.

El colectivo gráfico Imágenes en Voz Alta presenta un conjunto de extraordinarios carteles que plantean una forma de expresar la indignación social desde la creación artística. El México del último sexenio queda reflejado en estas imágenes donde la imaginación hace frente a la catástrofe: los crímenes de Ayotzinapa y Nochixtlán, los asesinatos a periodistas, la violencia contra las mujeres, y en síntesis, los actos de humillación a un pueblo. Nunca fue más complicado elaborar el funesto dibujo de la nación.

Mediante la creación de una atmósfera extraña en la que se desdibujan los límites entre la realidad y la ficción, Mariela Sancari reconstruye su pasado y el complejo mundo de la infancia. A raíz del suicidio de su padre, la fotógrafa comienza un peregrinaje que concluye en México. Desde ese momento, Sancari se propone buscar su propia identidad modificada ya por el espacio, el tiempo y la ambiguedad de los recuerdos.

Gimena Romero, especialista en gráfica textil, nos presenta una muestra de su trabajo en bordado lavín, una técnica antigua hecha con cabello. A partir de un dominio de la técnica, Gimena elabora asombrosas texturas y volúmenes de una calidad tal, que coloca al bordado como una de las grandes artes plásticas.

En esta entrevista, Alda Ardemani nos introduce al mundo del performance, sus orígenes, su historia, y el desarrollo que ha tenido en México. Los distintos lenguajes del cuerpo, la creación de una simbología a través de los sentidos, la catarsis como forma de expresión, quedan aquí expuestos por una de nuestras representantes más notables.

El pintor Jorge Durón Olloqui cuestiona la honestidad del arte en tiempos en donde lo apremiante es la pantalla del artista y no la exploración de nuevas sensibilidades. Para valorar el arte mas allá de la pose, Durón Olloqui da cuenta de las barreras históricas que tuvieron que desafiar los Impresionistas antes de ser considerados los padres del arte moderno.

Sara Schulz, editora de formación filosófica, nos comparte su amplia experiencia en las revistas Artes de México, Conspiratio, y las casas editoriales Santillana y Miguel Ángel Porrúa. También nos habla de su trabajo en el proyecto Alias, y del particular universo de los libros de arte en México.