Después de los sismos del pasado mes de septiembre, el país mostró la poca infraestructura de prevención ante desastres de esta naturaleza. Quedaron exhibidas tanto las empresas constructoras, como los organismos gubernamentales encargados de garantizar la seguridad de la ciudadanía. El presente desplegado firmado por ciudadanos, plantea una serie de propuestas a todos los niveles (gubernamental, civil, empresarial), para que contemos con una ciudad más segura.

El 19 de septiembre de 1985 y de 2017, son fechas trágicas para muchas mujeres costureras de la ciudad de México que tras el derrumbe de las fábricas textiles perdieron la vida, y las sobrevivientes han sufrido el abandono laboral, la miseria y hasta la represión por parte del gobierno. Sin embargo, estos desastres han sido el catalizador de la lucha de las mujeres por sus derechos. En el presente ensayo, Luis F. Gallardo aborda este tema a partir del análisis del documental de 1986 “No les pedimos un viaje a la luna” de María del Carmen de Lara.

La presente es una crónica sobre el sismo del 19 de septiembre del año 2017 en la ciudad de México y sus fatales consecuencias, pero también sobre el gran involucramiento social que ha llevado al empoderamiento ciudadano. Es la crónica del dolor que rápidamente se convirtió en frenesí comunitario.

El doctor Enrique Mena afirma que en 1985, su equipo sacó sobrevivientes doce días después de ocurrido el terremoto, y piensa que los actuales protocolos de rescate suspenden las labores de socorro muy pronto. En el albergue ubicado en División del Norte y Heriberto Frías donde se organizan las brigadas de rescate de los edificios de Eugenia y Gabriel Mancera, entrevistamos al doctor Enrique Mena, médico y rescatista que nos compartió su experiencia en las tareas de auxilio desde el pasado 19 de septiembre.