NATURA

Azahara_Gomez_32

Azahara Gómez actualmente vive y trabaja en Europa y América Latina, ha colaborado para El MundoVice, Le Monde. Trabajó en Magnum Photos (una de las más importantes agencias de fotografía), así como para organizaciones diversas con el fin de promover los derechos humanos y la cultura.

*

“Qué curioso el que las civilizaciones no empiecen
a pudrirse desde la cabeza, sino desde su corazón”.
 Aimé César.  Discurso sobre el colonialismo.

 

Paisajes, decorados, pinturas, mitologías, construcciones soñadas

Espacios que encierran nuestra memoria y nuestro futuro, máquinas de viajar en el tiempo. Futuro y pasado, futuro presente, pasado permanente, futuro sin porvenir en el que luchamos por encontrarnos.

Los primeros “descubrimientos” del mundo; la repartición de las geografías y de las riquezas naturales, a través de las colecciones de exotismos, del estudio científico y la divulgación de la historia natural. Ésta es una parte de la historia del mundo que lo intentó cubrir todo, la historia de una Europa otrora todo poderosa que hoy se ahoga.

Natura es un proyecto que dirige su mirada sobre los parques zoológicos. Estos parques representan la decadencia de un proyecto civilizatorio, de una manera de entender y enfrentar el mundo. Visitando estos espacios, se puede recorrer el pasado, una memoria, una identidad desde las que se percibe el futuro, como una distopía en la cual nos “protegemos” de nosotros mismos y de nuestra historia.

Estos artificios que reproducen la naturaleza, en los cuales se perciben los seres “salvajes” y exóticos, subrayan la relación ambigua con lo salvaje: relación hecha de repulsión y atracción, de fascinación y aversión. En ellos habita la contradicción, son al mismo tiempo una fuente de vida, pero también de muerte. De una vida enjaulada.

En este contexto, las escenografías son una representación de las existencias salvajes imaginadas. En este proyecto, la fotografía en diálogo con los dibujos de la obra de Buffon, cuestiona estas representaciones, retratando las escenografías de los zoológicos, donde son reducidos los animales a simples apariciones, convirtiéndolos en fantasmas de la Naturaleza, ilusiones de lo “salvaje”. La vida se vuelve un decorado, un dibujo de un libro de historia natural.

Estos espacios son huellas de nuestro tiempo. Vestigios activos, ruinas de una época que parece condenada a desaparecer, en la que al afirmar el peligro de extinción de la fauna y la flora nos coloca frente a nuestra propia finitud.

 

Azahara_Gomez_01
Fotografía. Azhara Gómez.

 

Azahara_Gomez_20
Fotografía. Azahara Gómez.

 

Azahara_Gomez_17
Fotografía. Azahara Gómez.

 

Azahara_Gomez_24
Fotografía. Azahara Gómez.

 

Azahara_Gomez_27
Fotografía. Azahara Gómez.

 

Azahara_Gomez_04
Fotografía. Azahara Gómez.

 

Azahara_Gomez_33
Fotografía. Azhara Gómez.

 

Azahara_Gomez_06
Fotografía. Azahara Gómez.

 

Azahara_Gomez_03
Fotografía. Azahara Gómez.

 

Azahara_Gomez_08
Fotografía. Azahara Gómez.

 

Azahara_Gomez_13
Fotografía. Azahara Gómez.

 

Azahara_Gomez_02
Fotografía. Azahara Gómez.

 

Azahara_Gomez_19
Fotografía. Azahara Gómez.

 

Azahara_Gomez_18
Fotografía. Azahara Gómez.

 

Azahara_Gomez_12
Fotografía. Azahara Gómez.

 

* *

La presente serie llamada Natura manifiesta una visión crítica ante los grandes proyectos de vida de la modernidad: el progreso y el colonialismo, que ahora se evidencian como grandes fracasos de la humanidad. Natura muestra los espacios del zoológico como representaciones ficticias de un imaginario colectivo que avizoraba un futuro, sin embargo tristemente alienado. Entre líneas, la fotógrafa revela un interés antropológico y social, cuestionando los límites entre los conceptos antagónicos: civilización y barbarie. Así, Azahara Gómez demuestra su audacia para leer los estragos de un tiempo pasado, y sobre todo, su trabajo puede verse como un aviso de lo que está a punto de suceder si no frenamos nuestra actitud mordaz y depredadora hacia la vida.

Amira Baltézar

* * *